miércoles, 29 de marzo de 2017

El hijo de Mr. Boiled

He decidido hacer esta entrada por pura y atontada nostalgia. Dicho esto, me explico:

Me encontrarán (si es que a alguien le interesa) reconfortado, sano, energético e inspirado en otro blog, haciendo lo que realmente me habría gustado hacer desde un principio: lo que me da la gana. Y ya de paso me conocerán un poquito más y mejor. ¿Qué encontrarán allí? Música, cine y poesía aderezado de mi estado de ánimo y mis sensaciones según la película que haya visto o revisionado. Se admitirán sugerencias, ¿por qué no?, si es que así lo desearan ustedes. La calidad del blog quizás no sea buena o quizás no esté a la altura esperada del que lea estas líneas, pero no me importa porque el que encontrarán en el siguiente blog, será, sencillamente, el que soy.

El hijo de Mr. Boiled

jueves, 4 de marzo de 2010

Década menos

Comenzamos hace poquito un proyecto en el que nuestro principal objetivo es hablar y comentar cosas sobre arte, audiovisuales, literatura, etc., que, a poder ser, tenga menos de 10 años (por el rollo ese de que nos estamos perdiendo el 'ahora' por estudiar a fondo el 'ayer' cuando el ayer ya está más que masticado y el 'ahora' ruge y bulle y explota constantemente... Aunque no descartamos hablar de cosas que tengan más de una década, evidentemente, más aún si tienen una relevancia innegable).

Espero que disfruten de este sitio tanto como yo disfruto con él;

DÉCADA MENOS.

viernes, 18 de diciembre de 2009

Las primeras palabras del cine

Hacía mucho tiempo que quería colgar este vídeo en el blog (no exagero si dijera más de un año), pero por unas cosas u otras, siempre se me pasaba.

El cantor de jazz
fue la primera película que se rodó con sonido, y aunque se ven (más bien se oyen) las grandes deficiencias tecnológicas en el film (sobre todo la sincronía del sonido y la imagen), un argumento más bien pobre y un rodaje pasable, no deja de ser la primera peli que innovó en este sentido y la que dijo sus primeras palabras a los incrédulos y escépticos espectadores.

En la película únicamente se escuchaban las canciones, el guión y los demás sonidos seguían sin oírse y para ello se seguían utilizando los títulos o subtítulos.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

El erizo

Desde tiempos inmemoriales se ha hecho muy buen cine desde el punto de vista infantil, quiero decir, siendo el narrador de la película el niño protagonista (El tambor de hojalata, Leolo, Alemania año cero o, por poner otro ejemplo más, El imperio del sol), pero bajo el título de El erizo, no es la niña, quien narra toda la historia, la protagonista, sino la portera del edificio donde vive.


Ya, únicamente esto, me creó ciertas reticencias a seguir viendo el largometraje, y no fallé (aunque terminé de verla). Una niña demasiado inteligente para su edad (¿superdotada? ¿hipermadura pero con las chiquilladas en mente que tiene cualquier adolescente de su edad?) vive en un edificio de burgueses donde tienen contratada a una portera que en apariencia es sosa, seca, insulsa e inculta (pero que en el fondo es todo lo contrario). De repente, un buen día, llega un nuevo inquilino al edificio cambiando el destino de ambas féminas, un japonés muy salao que bajo mi punto de vista, nada tiene que ver la nacionalidad con el personaje.

Por lo tanto, la historia de la verdadera protagonista recae en la portera del edificio, Renée Michel (y no en la niña como parece ser al comienzo del film) que, bajo mi humilde opinión, es el personaje que más interesante me ha parecido y el que más me ha gustado, tanto su historia como la interpretación de la actriz. La niña, simplemente, es un mero calzador que ni siquiera es necesario a mitad de la historia pudiendo desaparecer perfectamente de la película en ese momento y centrándose ésta en el personaje Renée Michel (por poner un ejemplo, lo que muy bien hizo Sidney Lumet en Network cambiando todo el peso del largometraje que cargaba Peter Finh en un principio, en los hombros de los supuestos personajes secundarios hasta la primera parte, William Holden y Faye Dunaway). En cuanto al nuevo inquilino del edificio, me resulta una banal excusa para la resurrección de nuestra portera aunque necesario para esa nombrada resurrección, que bien podía haber sido japonés, chino, español o argentino, sólo que al ser japonés, queda mucho más guay poner a los protas a ver Las hermanas Munekata en V.O. que yo qué sé... Torrente.

No es que haya salido defraudado del cine, simplemente, un poco estafado. No sé si en el libro en el que se basa la directora tendrá los mismos personajes (supongo que sí, evidentemente), pero lo que sí sé, es que no me gustaría leer un libro como el que he visto esta noche.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Prefontaine

Descatalogada y sumida en el olvido se encuentra esta película protagonizada Jared Leto y dirigida por Steve James.

La trama se centra en la vida y obra de un joven atleta norteamericano que murió a la temprana edad de 24 años y cuando se encontraba en la cima de su mejor momento profesional. Este biopic fue estrenado en el año 1997 y un año más tarde (¿?) sacaron otro biopic protagonizado por Billy Crudup (Without limits).

Cito el primero de ellos porque me parece mucho más fiel a la vida del atleta y porque la caracterización del bueno de Pre (como comúnmente le llamaban) es sublime gracias al parecido físico con el actor Leto, porque su interpretación es bastante buena y porque me sorprende negativamente la poca accesibilidad para encontrar el DVD en España (sí, lo sé, como otras muchas pelis), así que hago mención desde este blog para una rápida y buena edición de todos esos films tan interesantes que quedan por editar en este país.

Y por hablar un poco de este deportista, decir que fue todo un hito en Norteamérica batiendo diversos récords nacionales que le hicieron colarse en los Juegos Olímpicos de Munich. Fue un deportista muy exigente consigo mismo (ojo a la escena del día siguiente a la fiesta) y muy competitivo, lo que sirvió de motivación para otros tantos corredores durante los años venideros.

Jared Leto


Steve Prefontaine

martes, 8 de diciembre de 2009

Paranormal activity


.- ¿Y bien?
.- Psssa. No sé... No me ha dado miedo, pero da un mal rollo del copón.
.- ¿Pero no da miedo?
.- No sé, la verdad... A ver, no, miedo no da... Pero yo qué sé...
.- Bah, paso de ir a verla.
.- Bueno... Pero si lo haces, todo dependerá de la predisposición con la que vayas a verla... ¿Te acojona pensar que cuando duermas pueda despertarte el aliento en tu oreja de un ente que no ves? ¿Sentirías miedo si vieras un vídeo de tu habitación mientras duermes y observaras que la puerta se cierra y se abre por arte de birlibirloque, que una sombra entra en la habitación y se pone a tu lado, que se rompen cuadros por arte de magia o que ves huellas en el suelo de pisadas pero nada material encima de dichas pisadas, portazos, arañazos en la pared, etc., y todo, absolutamente todo, mientras duermes?
.- Sí, bueno... Pero eso no son más que suposiciones.
.- Ya. Pero, ¿sentirías miedo si vieras todo eso en un vídeo grabado en tu habitación mientras duermes?
.- No sé, supongo que sí, no lo tengo claro, no me ha pasado y la verdad, no me hago a la idea.
.- Bueno. Pues eso. Todo depende de la predisposición con la que vayas a verla.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Fábulas

Desde Vértigo con amor nos llega el tomo de Fábulas (Bill Willingham), ganadora de dos premios Eisner en el año 2003; Mejor Serie Regular y Mejor Historia Serializada (por si a alguien le interesa).

El argumento es de lo más original (en el mundo del cómic, supongo). El autor coge a un puñado de personajes de cuentos y folklore popular, les hace abandonar su mundo mágico a causa del ataque de un malo maloso (El Adversario, que ha ocupado a la fuerza el mundo mágico) y acaban huyendo a nuestro mundo viviendo, en ciertos aspectos, de forma automarginada con respecto la ley y orden de los mundanos (los ciudadanos del mundo real ['real']) y conviviendo todos juntos en una comunidad a la que llaman Villa Fábula. La sede de esta comunidad se encuentra en un edificio de Manhattan y en él viven buena parte de todos los integrantes de distintas e ingentes fábulas. La regla más importante para esta comunidad es la de mantener oculta su identidad cara a los mundanos.

Algunos de los personajes que aparecen; Blancanieves se convierte en la líder política de todos los integrantes de Villa Fábula en el mundo de los mundanos (la que corta el bacalao, vaya), el lobo feroz adquiere fisonomía humana (humanoide) y se convierte en el detective y policía de los integrantes de tan curiosa comunidad. Barbazul es un adinerado manipulador y el Príncipe Azul es un vividor que se aprovecha económicamente de las mujeres mundanas, a su vez, está divorciado de Blancanieves y ha tenido unos cuantos affaires con Cenicienta, La Bella Durmiente y Rose Red, hermana de Blancanieves.

Es justo con ésta última con la que se inicia toda la trama de este tomo (Leyendas en el exilio); en el apartamento de Rose Red aparecen litros de sangre de la propia Rose esparcidos por todo el piso. El Lobo Feroz o, mejor dicho, Feroz a secas, que es un auténtico detective al más puro estilo S. Spade (o cualquier otro detective que fume, beba y/o vaya siempre con barba de tres días), debe investigar el caso sin inmiscuir a los mundanos. A través de distintos personajes, y una historia bien hilvanada, hallará lo que ocurrió en esa escena de un hipotético crimen.

Genial aparición de Pinocho y de uno de los cerdos del cuento Los tres cerditos.

Hmmm... Interesante propuesta la de Willingham... Creo que merece más de un par de lecturas.